31 VL BOADILLA

Share
  • UBICACIÓN BOADILLA. MADRID
  • FECHA 2018

Pensamos que en arquitectura es preciso siempre buscar la esencia. No conseguiremos construir de forma adecuada si no conseguimos construir de forma relativamente esencial, casi diríamos radical. Siempre que se construye es necesario hacer una operación de fundación, de creación de matrices y/o referencias, en las cuales todo pueda ser organizado y construido. Los griegos lo llamaban Poiesis, “la causa que convierte cualquier cosa que consideremos de no ser a ser” (Platón).

Nuestro proyecto niega el derredor arquitectónico donde se instala: Grotescos cuerpos, marañas de piezas, constituyen fragmentarias preexistencias con las que no queremos dialogar.

Nos refugiamos, por tanto, entregándonos a una experiencia rigurosa en búsqueda de una arquitectura verdadera y honesta consigo misma y con los demás.

Volúmenes de contornos bien definidos, aparentemente cerrados, nos hablan de la organización de su espacio interno. Éste, deliberadamente íntimo, subraya la identidad de cada función propia. Los bloques proyectados de dos y/o tres viviendas contraponen su rigurosa geometría al cauce fluvial curvo al que se asoman.

Un solo material, y un solo sistema resuelve todo el cerramiento exterior. Un solo material, blanco y luminoso, y un solo sistema resuelve todo el interior.

Hemos pretendido crear una arquitectura atemporal que va más allá de cualquier moda momentánea y forma innecesaria.

El ornamento surgirá por sí solo, siendo expresión del método, o no será. 

“No se exhibe y brillará. No se afirma y se impondrá. Acabada la obra, no permanece ligada ya que si no se liga continuará siendo suya” (Tao Yao-Ming)