PROYECTO DE EFICIENCIA

  • FECHA 2020
El reto es importante. Se pretende conseguir un productor sostenible, flexible y diferenciador que además lo haga identificable como marca. Todo ello a un razonable coste de construcción.

Es necesario reinterpretar el concepto de flexibilidad con el que se adjetiva algunas  plantas de vivienda, entendido como fácil modificación física (imposible en prefabricación) y sustituirlo por ADAPTABILIDAD, como CAPACIDAD DE ALOJAR DIVERSOS USOS SOCIALES Y DOMÉSTICOS, UTILIZACIÓN HORARIA DE TODOS LOS ESPACIOS, ETC. La adaptabilidad de la vivienda, con independencia de su fortaleza, contribuye de manera incontestable periodos más largos de alquiler.

Propuesta de programa: 

-número mínimo de 200 uds de vivienda
-viviendas tipo estudio, uno, dos dormitorios, y clusters
-superficie útil según tipología: estudio 25m2, apartamento 40m2, vivienda 2D 50m2 y cluster 5D/12D 150m2/300m2.
-altura libre >2,60 m
-otros usos en función de la parcela, edificabilidad y NNUU: sala comunitaria, gimnasio, bar-cafetería, guardería, lavandería, co-working o piscina.

Su diseño posibilita distintas alternativas de construcción: Prefabricación, Industrialización, Estandarización y Ejecución Tradicional. Reuniendo en todo caso las características de sostenibilidad y flexibilidad (Adaptabilidad).

“Sólo una casa vacía, ocupada por nadie, por un habitante de absoluta neutralidad, por un habitante vacío, un habitante que ya no tenga nada que perder, puede revelarse la riqueza” (concepto wabi)

Desarrollamos una propuesta concebida con serenidad creativa que encuentra en la contención y precisión sus principales valores: proponer lo preciso y resolverlo con exactitud.

Se pretende una propuesta de arquitectura íntegra, es decir, una propuesta en que lo constructivo, funcional, estético, y económico esté simultaneado desde las primeras decisiones. El fin, la consecución de unos tipos habitacionales, y un procedimiento constructivo racional y económico, que permita aunar: masa, luz, estructura, ritual, orden, repetición, paisaje, volumen, contención, esencia y expresión.

Confiando en la geometría, todas nuestras decisiones se han encaminado a conseguir con los mínimos elementos rígidamente modulados (2,80 x 5,60 metros) un supra-orden que permita la mayor variabilidad o flexibilidad de agrupación. El por qué de este supra-orden casi obsesivo es facilitar la aplicación de técnicas constructivas completas prefabricadas y/o industrializadas, o al menos la posibilidad de incorporarlas en combinación con métodos al uso, más tradicionales.

El planteamiento constructivo, la organización funcional de cada uno de los módulos como del conjunto, y la imagen externa de lo proyectado, han discurrido paralelamente y sin disonancias hasta lo que aquí se presenta, una retícula precisa sin excepciones.

En nuestro diseño se enfatiza la autonomía de cada componente y los espacios tienen una forma geométrica sencilla, como los diferentes componentes de un juego de construcción.

Es una intuición desde el primer momento, una cierta idea de Tetris, de una geometría muy básica capaz de generar una gran variabilidad.

Tipo

Se ha proyectado un módulo base de 2 x 2,80 x 5,60 metros, que es en sí mismo una vivienda tipo estudio de superficie útil 26,70 m2 ajustada a mínimos normativos.

Se ha proyectado otro módulo de 2,80 x 5,60 metros, dependencia con un tamaño que permite una mínima estrategia de zonificación por usos diferenciados, que conectado a uno o a los dos extremos del módulo base permite resolver el programa de vivienda de uno y dos dormitorios con un único gesto. El diseño de la conexión entre módulos mediante un gran panel corredero y su carácter de suelo a techo permite la expansión visual y física de la ajustada dependencia central, y cualifica el uso de las viviendas.

Las dependencias laterales al módulo base en los tipos de uno y dos dormitorios se plantean idénticas, homomórficas, lo que de algún modo democratiza la ocupación y uso de los tipos habitacionales que se proyectan. La concatenación de espacios no continuos favorece la fluidez, la maximiza (ver renders) Un espacio que es expande de forma consecutiva implica que siempre se tiene una visión parcial, la fluidez entre partes se maximiza, es un espacio que no se puede percibir de un solo vistazo, por pequeño que sea, invita a su recorrido y densifica su experiencia.

Dentro de lo limitado de los espacios de uso (0D, 1D, 2D) que se proponen hay un deseo de crear un espacio arquitectónico que albergue lo que desarrolla la imaginación humana, que tenga la incertidumbre como punto de partida y se complazca con lo imprevisible. Un espacio que genera interpretación, es inspirador, agudiza el ingenio, nos pone en alerta, atrae actividad, a veces, imprevista.

Deberíamos entender el uso de los espacios planteados como indeterminado. Unos espacios que atraen a diferentes usos, a la densificación de uso, y al cambio de uso. Una suerte de condensador social con potencialidades de convivencia. Esto se entiende mejor, dada su escala, y es totalmente trasladable a las infraestructuras tipo “cluster” que se presentan.

Tal vez deberíamos dejar de utilizar el término vivienda y empezar a utilizar el de infraestructura arquitectónica. Sabemos que las cosas son según se las llama.

El proyecto albergará las actividades cotidianas de vivir y trabajar, el edificio requiere simplemente una elaboración de la forma que permita la integración de diversos modos de vida dentro de un medio comunitario digno. La forma por sí misma no tiene sentido; la identidad es más importante y dirige la exploración de su espacialidad.

La idea desarrollada, por su métrica y estricto carácter modular, facilita enormemente su desarrollo mediante sistemas tradicionales, prefabricados completos, industrializados completos, o mediante la combinación de todos ellos. Esta adaptabilidad constructiva constituye su principal fortaleza para culminar con éxito de plazo y coste su posterior desarrollo.